2011 | 361 | Roca Editorial | The lucky one | 9788499182773


A lo largo del mes de agosto, y con el propósito de celebrar su aniversario, Laky sorteó el libro “Cuando te encuentre” en el blog Libros que hay que leer, y yo he sido la afortunada ganadora. Además de no tener mucha suerte en estas andanzas, hacía ya mucho tiempo que no leía nada de Nicholas Sparks. Por todo ello, es con especial emoción que comparto mi opinión sobre la última novela del autor disponible en España.


Sinopsis: Durante su tercera misión en Irak, el marine Logan Thibault encuentra la fotografía de una joven sonriente. En la base, nadie la reclama y él acaba guardándola. De repente Logan empieza a tener suerte: gana en las partidas de póker, sobrevive a un ataque que mata a dos de sus compañeros…De vuelta a EE.UU., Logan buscará a la mujer retratada pero desde luego no se espera a la persona determinada y, a la vez, vulnerable con la que se topa en Hampton, Carolina del Norte. La atracción que siente por ella le pilla desprevenido así que acaba manteniendo la historia de la fotografía, su amuleto, un secreto. Un secreto que puede acabar destruyendo la historia de amor que acaba de comenzar.


Impresiones: Nicholas Sparks, uno de los máximos representantes de la novela romántica, nos ofrece, una vez más, una historia llena de sentimientos, emociones y esperanza. No obstante, tengo que admitir que no es una novela repleta de novedades o que emane una intensidad conmovedora, capaz de sacar al lector unas cuantas lágrimas. Si tuviera que elegir, seguramente apuntaría como mis favoritas El mensaje que me ha emocionado muchísimo, y “Querido John“, aunque en este último caso haya sido determinante la interpretación de Amanda Seyfried en la película con el mismo nombre. Al mejor este hecho viene justificado porque más que una historia de amor-drama sorprendente, esta novela enfatiza el amor de una madre por su hijo, el conforto y apoyo incondicional que uno puede encontrar en el regazo de su abuela y la belleza del silencio.

La historia que narra nos acerca a Elizabeth (Beth), una mujer joven, maestra de primaria, que vive con su hijo – Ben, y su abuela – Nana, en un pequeño pueblo de Carolina del Norte. Ahí es dónde conoce Logan Thibault, un hombre respetuoso, marcado por los horrores de la guerra de Irak y que siempre se hace acompañar de un genuino pastor alemán llamado Zeus. A este elenco hay que sumar su ex-marido, Clayton, proveniente de una familia influyente en la región, pero cuyo comportamiento deja mucho que desear. Esto es especialmente evidente en la relación que mantiene con su hijo y en el abuso de poder tan habitual en el ejercicio de sus funciones como ayudante del sheriff. Como se puede apreciar, la historia está compuesta por un numero reducido de personajes cercanas que se presentan en un ambiente relativamente conocido. Es muy fácil identificarse con algunas de las situaciones que viven los protagonista en Hampton: el cotilleo en los salones de billar, la ida a la misa los domingos, la escasez de mano de obra para el desempeño de labores específicas, etc. Por ello, y en mí opinión, no resulta difícil al lector sentirse atraído por algunos de ellos y tomar posición en algunas de las disputas que enfrentan a Beth o a Logan a Clayton, quién intenta manipular la vida de su ex-mujer para alejarla de cualquier posible relación amorosa duradera.

Pero, más que el argumento que se desarrolla entre estas páginas (ver sinopsis), a mi me ha resultado interesante la reflexión que hace Beth en el día del aniversario de la muerte de su hermano Drake. Es realmente duro darse cuenta de que, con el pasar de los años, la memoria traiciona sin piedad el amor que uno siente hacia sus entes queridos que han sido alejados de su entorno por una fuerza desconocida.

Respecto a la estructura, el libro está organizado en capítulos alternos: en algunos, Logan describe acontecimientos del marco histórico de su vida;  en otros, Beth  hace un recorrido de su vida presente, enalteciendo su relación con Ben y Nana, e inquietudes; y, por fin, en los demás, Clayton da alas a su imaginación, idealizando ingeniosos planes con el fin de separar Beth de Longan.

En definitiva, esta es una novela romántica con un argumento muy sencillo y poco original. Desde mi punto de vista, “Cuando te encuentre” no es, ni de lejos, una novela memorable, con reflexiones profundas y fragmentos excepcionales. Sin embargo, también hay que reconocer que es un libro entretenido y muy ligero (a mí sólo me ha durado dos días), ideal para llevar en el bolso y sacarlo a ratos en entornos que ofrezcan condiciones menos favorables a la concentración.


Nicholas Sparks (1965, Omaha, Nebraska) estudió Empresariales en la Universidad de Notre Dame, un centro católico ubicado en Indiana. Después de graduarse, se ocupó en diferentes puestos de trabajo, entre ellos vendedor de productos farmacéuticos. Debutó como novelista con “El Cuaderno de Noah” (The Notebook, 1996), una historia romántica convertida en best-seller en Estados Unidos. Otros libros de Nicholas Sparks, varios de ellos llevados al cine y casi todos novelas románticas, son “El Mensaje” (Message in a Bottle, 1998), “Un Paseo Para Recordar” (A Walk to Remember, 1999), “El Rescate” (The Rescue, 2000), “Noches de Tormenta” (Nights in Rodanthe, 2002),  “Querido John” (Dear John, 2006), “La Última Canción” (The Last Song, 2009), entre otros. Está casado desde el año 1988 con Cathy Cole, con quien ha tenido cinco hijos, y vive en New Bern, Carolina del Norte.


Clasificación: Lectura veraniega


Buscando las imágenes para esta entrada, me he dado cuenta que la adaptación cinematográfica del libro está agendada para 2012; pero además tendrá como protagonista Zac Efron (conocido primeramente por la película High School Musical). ¿Qué os parece esta elección? ¿Podrá la película superar la novela de Nicholas Sparks?