La poesía siempre ha ocupado una posición privilegiada entre mis aficiones, o no hubiera nacido en el país de Camões y Pessoa. De este último, en concreto, soy una admiradora incondicional. Con ello, creo que ya podréis imaginaros lo que tengo preparado para hoy. Y es que con la noticia del anuncio del más reciente Nobel de la Literatura, la mayoría de los periódicos portugueses han sacado a la luz uno de los poemas de Tomas Tranströmer, de 1966, sobre nada más nada menos que “Lisboa”, y no puedo dejar de compartirlo.


Lisboa, en palabras del más reciente Nobel de la Literatura:


En el barrio de Alfama los tranvías cantaban sobre las empinadas cuestas.
Había dos prisiones. Una era para los ladrones.
Ellos saludaban entre ventanas enrejadas.
Gritaban para ser fotografiados.

“Pero aquí”, dijo el conductor partiéndose de la risa,
“aquí es donde meten a los políticos”. Vi la fachada la fachada la fachada
y muy arriba en la ventana vi a un hombre
parado allí con un telescopio mirando hacia el mar.

Había ropa tendida en el aire azul. Las paredes estaban calientes.
Las moscas leían cartas microscópicas.
Seis años después le pregunté a una mujer de Lisboa:
“¿Fue cierto esto, o me lo he soñado?”


Poema de Tomas Tranströmer publicado en 1966, y editado en portugués en el libro “21 Poetas Suecos” (Vega, 1980)

Anuncios