1. Lectura actual: Aunque todavía no he terminado “Solo” de Rana Daguspta, he empezado a leer “Cartas cruzadas” (2011) del joven autor Markus Zusak. Este es el segundo libro que leo del mismo, ya que “La ladrona de libros” me ha encantado y necesitaba una lectura ágil y ligera para el momento.


2. Últimas lecturas: Durante el mes de noviembre, he leído “Criadas y Señoras” (2011) de Kathryn Scott y “La voz dormida” (2011) de Dulce Chacón. Ambas novelas, que coinciden en narrar la historia de mujeres que permanecieron en la sombra aunque por razones muy distintas, merecen mucho la pena. Sin embargo, de ninguna he visto todavía la adaptación cinematográfica correspondiente, pues prefiero mantener intacto el buen recuerdo que me han dejado. A esta colección se suma aún “Claraboya” (Claraboia) de José Saramago, una novela inédita que todavía no está disponible en castellano. Como se podrá leer en la respectiva entrada,  “Claraboya” es una novela que, como Lisboa sumergida en la neblina matinal, deja en el aire partículas de significados olvidados, e invita claramente a la lectura del libro “El año de la muerte de Ricardo Reis“.


3. Adquisiciones y próximas lecturas: En lo que a nuevas adquisiciones se refiere, cabe destacar que he recibido de la mano de Emilio Casado Moreno su novela autoeditada “Crónicas Insignificantes“. Como ha señalado Tatty, en su blog El universo de los libros, ésta es, “como el propio título nos indica, una crónica minuciosa y detallada de seis días en la vida de una persona: Marcelo Suelas. Marcelo es un hombre de casi 40 años, de profesión psicólogo, divorciado y con una niña fruto de este fracasado matrimonio”. A esta se suma aún “Siete historias” de Ángels Oms; un libro que estaba deseando leer desde hace tiempo y que no me podría haber dejado más contenta. Seguramente los dos serán los invitados de honor al estreno de mi lector electrónico que llegará ya en diciembre.

Además también he sido una de las felices ganadoras del sorteo organizado por Laky, de Libros que hay que leer, del thriller psicológico “Colgado en tus manos” (2011) de Cleare Seeber, y del interesante pasatiempo creado por el novel portugués, Vitor Frazão, autor de “A Vingança do lobo” (2009), que consistió en adivinar el nombre de las islas referidas en un pequeño cuento publicado en su blog personal.

No obstante lo anterior, y como no podría ser de otra manera, también he hecho mis propias incursiones a la librería, dónde terminé seleccionando tres novelas de estilos muy distintos. La primera que he elegido fue “Niebla roja” (2011) de Patricia Cornwell, una novela negra protagonizada por la famosa patóloga forense Kay Scarpetta que “se encuentra ante una difícil encrucijada: la resolución lógica de una serie de brutales asesinatos que está cometiendo una retorcida mente criminal en Georgia y su instinto de mujer, que le dicta normas que van más allá de las pruebas imputables y de la ciencia forense”. Puedo decir que esta fue una compra de impulso, en la tentativa de reconciliarme con este género literario tras la última lectura. Ya la segunda novela que seleccioné fue “La casa de Riverton (2011) de Kate Morton, siguiendo los comentarios que publicó Jesús en su blog La caverna literaria. Por último, y precisamente cuando se celebraba el Día de las Librerías, me he hecho acompañar de “Cartas cruzadas” de Markus Zusak, un libro repleto de diálogos, con buenas ilustraciones y una escrita muy sencilla.

 

4. Mis hallazgos favoritos: Este mes he añadido a mi listado de futuras adquisiciones la novela “Solo una muerte en Lisboa” (2003) de Robert Wilson, tras la recomendación convincente de Nuno Chaves del blog Página a Página. Según una critica publicada en El País, por Jacinto Atón (2002), “Robert Wilson ha creado una novela estremecedora, una de esas obras cuyo palpitar redobla en la memoria del lector mucho tiempo después de dar la vuelta a la última página. De lectura compulsiva, imposible de abandonar, absorbente, Sólo una muerte en Lisboa es una de esas novelas excepcionales que aparecen de tanto en tanto en el panorama editorial, ajenas a las modas, intemporales”. En este mismo sentido, también me ha llamado mucho la atención el libro “En el café de la juventud perdida” (2009) de Patrick Modiano, después de leer la opinión de Carol en su blog 10.15 Saturday Night. Se trata de una novela sobre el poder de la memoria y la búsqueda de la identidad, ambientada en París, en los años 60.

Por último, cabe destacar que tras la lectura de “Criadas y señoras” y “Claraboya” me he quedado con ganas de leer “Matar a un ruiseñor” (2009) escrito por Harper Lee y “El año de la muerte de Ricardo Reis” (1998) de José Saramago. El primero, curiosamente, habla de la injusticia racial y de clases en Alabama durante la Gran Depresión y la destrucción de la inocencia, siendo así una posible alternativa para profundizar en el tema de la discriminación racial que oscurece la historia de Estados Unidos. Ya el segundo, que transcurre a finales de 1935, cuando acaba de fallecer Fernando Pessoa, parece ser una lúcida meditación, a través de un poeta y una ciudad, sobre el sentido de toda una época. Una novela que, por amor a la palabra, se acerca a la poesía.



Por último, destacar que este mes también he inaugurado la sección de Venta & Intercambio, dónde dejo un listado de los libros que, por distintas razones, no me importarían intercambiar o vender a los lectores del blog. Para consultarlo, no tenéis más que pinchar en el imagen lateral correspondiente.

Anuncios