1. Lectura actual: En este momento estoy leyendo la novela debut de David Vann, Sukkwan Island. Y, ¿por qué? He leído este comentario en el blog de Cat Byron Lee, y no conseguí resistir: “Me enfadé. Me enfadé mucho. Lancé el libro contra la mesa (hay testigos) y maullé muy fuerte y muy alto. ¡No puedes hacerme esto, David Vann, simplemente no puedes!“. Por lo demás, todavía me queda terminar Doctor Pasavento, de Enrique Vila-Matas. Sin embargo, y como creo que es un libro que merece toda mi atención, he decidido detenerme completamente para cumplir con los plazos de las distintas lecturas conjuntas a las que me he apuntado.

 

2. Últimas lecturas: Por segundo mes consecutivo, he conseguido mantener un ritmo de lectura bastante satisfactorio, que me ha permitido descubrir nuevos autores y alguna que otra novela avalada por codiciados premios literarios de corte internacional. La primera ha sido La palabra se hizo carne, de Donna Leon, una novela de misterio protagonizada por el conocido comisario Brunetti y que sigo de cerca desde hace algunos años. A esta le siguieron The sense of the ending, de Julian Barnes,  galardonada con el último Man Booker Prize; El ladrón de compresas, de Sergio Ros; Plano Americano, de Agustín González Ruiz y Fernando González Ruiz; y, Los invisibles de Kolda, del periodista canario José Naranjo. Sin embargo, la gran revelación ha llegado de la mano de Valter Hugo Mãe, con O filho de mil homens (posible traducción “El hijo de los mil hombres”), disponible unicamente en portugués. Una novela turbadora, protagonizada por una serie de personajes bizarros y tacaños que desafían la propia imaginación, pero, a la vez, asombrosamente rica en recursos lingüísticos.

 

3. Adquisiciones y próximas lecturas: Este ha sido, sin duda, mi mes estrella en lo que se refiere a los distintos sorteos que se organizaban en la blogosfera. A principios de mes, me llegaba la noticia de que había sido una de las ganadoras de un ejemplar de Plano Americano, objeto de la lectura conjunta organizada por el blog Carmen y amig@s. Una semana después, se publicó el fallo del concurso organizado por Espiral de Letras, y descubrí que me habían tocado dos novelas nórdicas: Un inquietante amanecer, de Mari Jungstedt, y El mensaje que llegó en una botella, de Jussi Adler Olsen. Como muchos ya sabéis, la novela negra es un género que suelo apreciar bastante, y ahora tendré la oportunidad de descubrir dos nuevos autores. Aunque las noticias sobre el éxito de la novela negra nórdica y las buenas críticas respecto a algunos detectives proliferan en la red, lo cierto es que no me acerco a los escritores provenientes de esas tierras desde que leí, de forma entusiástica, la saga Millenium de Stieg Larsson.Y, por último, también cuento con Los platos más picantes de la cocina tártara, de Alina Bronsky, que fue una de las novelas elegidas por el blog Devoradora de Libros para el concurso de su segundo aniversario.


Por otra parte, he logrado hacerme con Cuento de Navidad, de Charles Dickens, y El cuaderno rojo, de Paul Auster, a través de la plataforma de intercambio de libros Winkingbooks. El primero será indudablemente mi gran apuesta para cumplir el reto del Bicentenario del autor, aunque pienso dejar su lectura para los últimos meses del año. 

 

4. Hallazgos y novedades: Uno de los libros que más llamó mi atención en mis ocasionales paseos por la librería a la vuelta de casa fue Desde donde estoy veo la luna, de Maud Lethielleux, artista musical y escenógrafa. Cuenta la sinopsis que esta es “la arrebatadora historia de una joven que vive en la calle vendiendo sonrisas”, y ofrece una narración fresca y original que se lee como un cuento de hadas y que rezuma amor por la vida. “Un relato de la vida en las calles que, aun en sus momentos de mayor dureza, despierta una sonrisa“. Por lo demás, cabe destacar también El libro negro, de Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg, que recopila en sus más de mil páginas los testimonios de los supervivientes para que el mundo conociera la insondable magnitud del horror del Holocausto; y, Una casa llena de palabras, de Eleanor Brown.


Anuncios