2011 | 260 pp. | Alfaguara Portugal (Objetiva) | O filho de mil homens | 9789896721077 | Solo disponible en portugués

 

¿Por qué O filho de mil homens? Aunque su última novela todavía no está disponible en castellano, este ha sido mi primer acercamiento a uno de los autores más aclamados del actual panorama literario portugués. Sus libros están presentes en los escaparates de la mayoría de las librerías del país, y en España acaba de publicarse “la máquina de hacer españoles“. Por ello, he pedido que me enviaran el libro, creyendo que ya era hora de conocer su obra y formular una opinión personal al respecto. Sin embargo, hay que destacar que precisamente “O filho de mil homens” presenta un cambio profundo en el estilo narrativo que definió el autor en una primera fase. Si en la tetralogía que comenzó en 2004 predominan las minúsculas (como se puede apreciar en el propio título de “la máquina de hacer españoles“) y la ausencia de guiones, en esta última nos deparamos con una prosa más convencional.


“Ser lo que se puede es la felicidad. (…) No vale la pena soñar con lo que está hecho apenas de fantasía y querer aspirar al imposible. La felicidad es la aceptación de lo que uno es y lo que puede ser.” (traducción propia)


Impresiones: O filho de mil homens” cuenta la historia de Crisóstomo, un pescador soltero con 40 años, cuyo mayor deseo es ser padre (padre de mil hijos, de cualquiera que lo necesite). Ante este afán por crear una familia que sustituya la compañía del muñeco de tela con una sonrisa hecha de botones rojos, cruzarán su vida: Camilo, un niño que ha perdido su madre enana y su abuelo de adopción, y a quien ofrece todo su amor y sabiduría; Isaura, una joven que, al perder la virginidad antes de una boda convenida, vive inmersa en una profunda soledad; Antonino, su marido sensible y homosexual, que es constantemente discriminado por aquellos que le vieron nacer; y, Matilde, la madre de Antonino, que no lo entiende, pero que se niega a quemarlo vivo como estipulan los dichos populares.


Como se puede constatar, lo que nos presenta el autor es un elenco de personajes insólitos, que se mueven en un entorno rural cerca del mar, en que impera la mezquindad, la envidia y la intolerancia. Sin embargo, y aunque pueda parecer improbable, aquí también hay espacio para el amor y la compasión. De hecho, para mí, ese es precisamente el mensaje de esta fábula moderna: un retrato de una familia singular (como una manta de retazos) que reviste de belleza lo que los demás ven como imperfecciones y asumen como debilidades. Una declaración de optimismo que reitera la posibilidad de encontrar la felicidad en los pequeños detalles, muchas veces turbados por un miedo contagioso a lo diferente o por los convencionalismos sociales impuestos.


Sentado lo anterior, conviene advertir que esta no es una lectura ligera (aunque sí más ágil que “la máquina de hacer españoles“). La extravagancia que caracteriza el escenario y los personajes recreados por Valter Hugo Mãe han supuesto un enorme desafío a mi propia imaginación. Su estilo narrativo y la crudeza de su discurso permiten que el lector visualice todo en su mente, pero, a la vez, le resultará extremamente díficil creer en tamaña falta de nobleza de espíritu. Asimismo, lo más probable es que en determinados capítulos se sienta confortado con el calor humano que imana de sus páginas, mientras en otros se estremezca al no poder reaccionar ante las atrocidades con que se ve confrontado.


En cualquier caso, y a pesar de las duras críticas de los expertos por la victimización hiperbolizada de los personajes, creo firmemente que merece la pena compartir algunas horas con los protagonistas de este cuento, disfrutar de la admirable prosa de Valter Hugo Mãe y del uso magistral que hace de los distintos recursos lingüísticos. En este mismo sentido, tampoco puede pasar inadvertido su ejemplar dominio de la lengua portuguesa, que se materializa en la utilización de un vocabulario riquísimo y la presentación de expresiones poco usuales para el lector. Por todo ello, a algunos seguramente les ocurrirá posicionarle a la altura de la conocida y exquisita pluma que firmó obras como “Ensayo sobre la ceguera” o “El memorial del convento“, tanto por las torcidas realidades psicológicas que define, como por el deslumbramiento que causa su estilistica prosa.


A modo de conclusión, entonces, puedo afirmar que “O filho de mil homens” ha sido una excelente opción para iniciarme con la inconfundible e impactante prosa de Valter Hugo Mãe. Un autor “iluminado” que, escriba con mayúsculas o minúsculas, provoque recelos o no en un principio, se deberá tener muy en cuenta.

 

Valter Hugo Mãe (Saurimo, Angola, 1971) es licenciado en Derecho y posgraduado en Literatura Portuguesa Moderna y Contemporánea. Sus cuatro primeras novelas forman una  tetralogía que recorre, a través de diversos personajes el tiempo completo de la vida humana, desde la infancia hasta la vejez: “o nosso reino” (2004), “o remorso de baltazar serapião”, Premio José Saramago (2006), “el apocalipsis de los trabajadores” (2008, publicado en España en 2011) y “la máquina de hacer españoles” (2010). Su poesía está reunida en el volumen contabilidad (2010). Ha escrito libros infantiles ilustrados: “O Rosto”, “As mais belas coisas do mundo“, “A história do homem calado” y “A verdadeira história dos pássaros“. Es además vocalista del grupo musical Governo y artista plástico, y firma la columna Autobiografia imaginária en el Jornal de Letras.

 

Clasificación: Recomendado