Joven escritor navarro, freelance y travel blogger. Así se define Xabier Villanueva que acaba se finalizar su primera novela, “El péndulo del hielo“. Según cuenta la sinopsis, una novela en que la intriga, el dolor, el drama, el sexo y el amor se arremolinan en una espiral de violencia que nos lleva a comprender la importancia de la tolerancia, de la cultura y de la mitología.

 

Para empezar, creo que sería interesante conocerte mejor. ¿Quién es Xabier Villanueva?

Es un joven escritor navarro, editor de viajes y blogger; autor de “El péndulo de hielo”, creador del blog sobre Nueva Zelanda “Cómo ser un kiwi” y redactor en “Viajeros Blog”. Es, también, una persona que procura vivir en el presente sin preocuparse del mañana.


La decisión del viaje inaugural te llevó a Nueva Zelanda. ¿Por qué has elegido este destino?

El azar fue quien lo eligió por mí; mejor dicho, un buen amigo lo decidió por mí. Él creyó oportuno tomarse un año para él después de acabar los estudios y se fue hasta Nueva Zelanda. Ahí es cuando se juntó el miedo a no volverlo a ver con las ganas de demostrarme a mí mismo que podía apañármelas solo. Pensaba hacerle una visita de un mes y acabé recorriendo por mi cuenta el país durante seis inolvidables meses.


¿La literatura también ha contribuido al despertar de tu afán viajero? Las aventuras de Gulliver, de Julio Verne, Ballantyne, …

La literatura no ha sido precisamente el ingrediente principal de mi interés por viajar. En ese sentido, mis padres han tenido mucho que decir. Desde pequeño me llevaron de un lado para el otro y, contagiándome su amor al cine, ha dado como resultado a una persona inquieta, ávida de conocer nuevos mundos y personas de cultura desconocida.


¿Qué separa el Xabier Villanueva de hoy del informático sin rumbo fijo?

Le separa un mundo, un vasto océano lleno de agua salada que ha ido drenando un camino que en verdad no era el mío. Antes no sabía quién era pero eso ahora ha cambiado; y lo que es más importante, ahora sé qué es lo que quiero.


“El péndulo del hielo” es tu primera novela. Por favor, haznos una breve presentación del libro y cuáles fueron los fundamentos que te inspiraron para escribirlo.

El péndulo de hielo” no es una novela distópica al uso, ya que dentro de una historia florecen nuevas historias, como si de una matrioska se tratase. Hay espacio para un mundo gris, propio de unos personajes obligados a sobrevivir bajo una espiral de violencia, delincuencia y borreguismo. Claro que también existe un espacio privilegiado para otro mundo, alejado de todo y de todos, verde, con una naturaleza tan intensa que te abraza con su olor.

Marché de Navarra con una idea en la cabeza y tras 6 meses de viaje por Nueva Zelanda, la isla me engañó para que apareciera en la novela. El año vivido después en Bruselas modificó la trama hasta límites insospechados y el mes en el que recorrí México de Norte a Sur acabó por cincelar este drama teñido de sangre, esta novela romántica donde la intriga reclama todo su protagonismo.


¿Por qué has elegido este título?
Fue él solito quien se puso ese nombre. Al acabar la novela, conociendo cada detalle de su historia, hallé un nombre con el que la resumía sin desvelar ningún detalle. Para conocer su significado, al igual que el de la portada, os animo a bucear por sus páginas. El hielo es frío, efímero, como una vida que puede apagarse mañana mismo. Nosotros somos el péndulo que lo mueve y es por eso que debemos aprovechar cada segundo antes de que se consuma y se transforme en un charco de agua.


¿Existen coincidencias entre la caracterización y vida de los personajes y tu propia biografía?

Partiendo del hecho que la historia transcurre en lugares donde he navegado a la deriva por mucho tiempo, donde he ido bebiendo de sus influencias, se puede decir que sí, que parte de mis sensaciones vividas son transmitidas en el libro. Un escritor siempre acaba desnudándose en sus novelas, aunque camufle su biografía a su antojo para que no se sepa dónde empieza la realidad y acaba la ficción. Lo puede hacer describiendo a un ser amado, a alguien que odia, o simplemente ofreciendo un guiño a quienes le rodean.


¿Es la novela o la ficción más tentadora que el sector de la literatura de viajes?

Cada una tiene sus propias armas de mujer. La literatura de viajes, con sus tacones lejanos, es romántica, de labios carnosos espolvoreados con carmín. La ficción, en cambio, viste de cuero y se ciñe como una segunda piel. En la primera cobra importancia el interés del lector en la persona que está detrás de su silueta, en su biografía; en la segunda, por contra, sus personajes pueden vagar libremente por el mundo sin leyes físicas que les impidan llegar a un destino concreto. Esta última, al ser inmune a leyes como el espacio o el tiempo, la puede hacer más atractiva, aunque pienso que se puede disfrutar con la compañía de estas dos mujeres por igual. Cada una tiene su momento, como la banda sonora de nuestra vida.


Decidiste colgar en la red y enviar a algunos blogs literarios los tres primeros capítulos de la misma para que el público la pudiera conocer. ¿Qué te ha impulsado a seguir este camino y no el de la autopublicación?

Cuando te dispones a jugar, debes hacerlo eligiendo primero un bando: las editoriales o la autopublicación. Dado que este último (si se quiere hacer con garantías) requiere mucho tiempo, que no dispongo debido a mis múltiples proyectos, y esfuerzo, he apostado primero por la vía tradicional. Eso sí, por mi forma de entender la vida y porque confío mucho en mi trabajo, en mi caso busco que sean ellas las que se interesen por mi obra y no ser yo quien vaya puerta a puerta pidiendo limosna. Puesto que normalmente te piden 3 capítulos para valorar si quieren estudiar todo el manuscrito, creo que los lectores se merecían el mismo trato y de esta manera, además, podría valorar el interés suscitado por los potenciales compradores.


Seguramente ya has recibido algunas reacciones a estas primeras páginas. ¿Hubo alguna inesperada que quieras relatar?

He recibido bastantes opiniones y, sorprendentemente [risas], la mayoría muy positivas. Me chocó mucho una pregunta que me hizo un viajero empedernido como yo, un aférrimo seguidor de las novelas distópicas. Tras leer los 3 primeros capítulos, me consultó a ver si “Fahrenheit 451” era una de mis novelas favoritas porque una de las escenas de “El péndulo de hielo” le hizo acordarse de la obra de Ray Bradbury. Me sinceré con él y le desconcerté con una negativa. No, me confieso, todavía no he leído “Fahrenheit 451“.


Cambiando de tercio, ¿cuál es tu libro favorito? ¿Cuáles son tus autores de cabecera?

No sé si seré raro o no, pero no tengo ningún libro favorito. Si acaso te puedo hablar de dos que marcaron mi adolescencia y a los que les guardo gran cariño: “La isla del tesoro” y “El hombre de los dados”. Ahora mismo estoy leyendo “El pistolero”, la primera obra de la saga “La torre oscura” del carismático Stephen King. El anterior fue “Por quién doblan las campanas” de mi paisano Hemingway, y, si nadie se interpone en su camino, el siguiente será “Carta blanca” de Lorenzo Silva, un autor a quien admiro.


Para finalizar, te preguntaré qué vendrá después de este proyecto. ¿Tal vez un futuro que te permita profesionalizar tus actividades de viajero?

No puedo conocer mi futuro, nadie puede, así que lo único que sé con certeza es que seguiré trabajando para un fin mucho más importante que el dinero, la fama o el reconocimiento: ser feliz. Por lo pronto, el día 5 de mayo daré una charla sobre Nueva Zelanda en el Parador de Gredos dentro del Travel Bloggers Meeting, y después tengo en mente un proyecto relacionado con la promoción de la novela que os desvelaré más adelante.

 

Desde Offuscatio, te doy las gracias por la disponibilidad y te deseo buena suerte con esta nueva aventura que no ha hecho más que empezar. Ya para todos aquellos que estén interesados en descubrir más sobre el autor y su novela, decir que los tres primeros capítulos se pueden descargar en la página web “El péndulo del hielo”, pinchando en este enlace.

Anuncios