2012 | 304 pp. | Nube de Tinta | The Fault in Our Stars | 9788415594017

 

¿Por qué Bajo la misma estrella? El pasado mes de junio recibí una propuesta de Bloguzz para participar en la divulgación y promoción del nuevo sello editorial de Random House Mondadori, Nube de Tinta, cuya principal vocación es la publicación de novelas que emocionen, que gusten a todos los públicos, que no entiendan ni de edades ni de géneros ni de modas. La novela elegida fue “Bajo la misma estrella“, de John Green, cuyos derechos cinematográficos han sido comprados por FOX. Así, antes de entrar en materia, desde aquí expreso mi agradecimiento a la editorial.


Había perdido el placer de recordar porque ya no tenía a nadie con quien recordar. Era como si perder a la persona que recuerda contigo implicara perder los recuerdos en sí, como si lo que habíamos hecho fuese menos real y menos importante de lo que lo había sido horas antes.


Impresiones: Bajo la misma estrella” arranca con la forzada visita de Hazel Grace a un grupo de apoyo, en Indianápolis, para jóvenes adolescentes con un diagnóstico de cáncer, donde conoce a un atractivo y musculoso joven con una sonrisa torcida. Hazel padece de una metastasis pulmonar, mientras su nuevo compañero de aventuras, Augustus, sufre de osteosarcoma (tumores malignos primarios más frecuentes del hueso). Pero, más que compartir una misma condición física, ambos se empeñan en no ser de esas personas que se convierten en su enfermedad. Como tantos otros jóvenes, Agus es aficionado a los videojuegos y a las metáforas, llevando casi siempre en los labios un cigarrillo intacto. Ya Hazel asiste a clases de Literatura, cuando su estado se lo permite, y desarrolla una extraña obsesión por la primera y única novela del misterioso Peter Van Houton, intitulada “Un dolor imperial“, que ofrece un final abierto. Y, es precisamente ese final en suspenso, esa necesidad de leer el capítulo que podría ofrecer pistas sobre el desenlace de sus propias vidas, que los impulsa a viajar a Ámsterdam para encontrarse con el autor y descubrir, por fin, el destino que le ha reservado a cada uno de los personajes.


Sin embargo, Peter Van Houton no se deja conmover ante la persistencia y resiliencia de Hazel y Gus. Así, en todo el viaje, salpicado de momentos dramáticos y extraordinarios, las únicas constantes son el amor que los une y la conciencia de la fugacidad del presente. Y, estos elementos ganan aún más relevancia cuando ambos se suben al avión para retornar a sus dulces hogares, puesto que una revelación aterradora amenaza con destruir definitivamente la gran máquina de conceder deseos.


Como se observa, “Bajo la misma estrella” es así una historia sobre un tema difícil de enfrentar y digerir, pero también un bien humorado, fresco e irónico relato sobre la adolescencia y su relación con las nuevas tecnologías, las amistades y la familia, la superación y la tragedia, y todo lo que hay entremedias. En este mismo sentido, aunque la formula utilizada por John Green, que funciona como una especie de granada de risas y lágrimas, puede resultar atractiva desde el punto de vista literario, también comporta el riesgo de ser algo nociva, o hasta cruel, para aquellos que se hayan enfrentado a situaciones similares. En todo caso, como dice uno de los personajes, “cada uno proyecta su sentido de humor como puede y donde puede“.


Por ello, quizás, lo único que quedaría por explicar sería la motivación del autor para adentrarse en una historia de esta naturaleza.


Con respecto a la estructura, la novela está dividida en veinticinco capítulos, no demasiado extensos. En lo que al estilo se refiere, “Bajo la misma estrella” está narrada en primera persona por su protagonista, y redactada con un lenguaje accesible y adecuado a su franja etaria y condición personal. Además existen suficientes escenas dialogadas que confieren agilidad a la lectura y permiten conocer, en mayor profundidad, los sentimientos y temores tanto de Agus, como de los restantes personajes secundarios. Por todo ello, y aunque seguramente algunos argumenten que la temática abordada pueda no ser muy apropiada para los jóvenes lectores, en mi opinión, Bajo la misma estrella” es, claramente, una novela juvenil. Pero, esto no impide que pueda ser bien recibida y adoptada por el público adulto.


En suma, “Bajo la misma estrella” es, pese a su tema central, una novela entretenida, conmovedora y fácil de leer. Asimismo mi recomendación va dirigida a todos aquellos lectores que estén familiarizados con la prosa de Markus Zusak (puesto que, en mi parecer, sus estilos son bastante idénticos), o que pretendan leer una novela conmovedora y emotiva de carácter realista, que regala tímidas sonrisas y roba algunas pocas lágrimas.


John Green (Indianapolis, 1977) estudió Lengua y Literatura Inglesa y Estudios Religiosos en El Kenyon College. Tras empezar carrera en el mundo editorial como crítico y editor, publicó su primera novela “Looking for Alaska” (2005), que le valió una medalla Printz y lo situó en el top diez de mejores novelas juveniles. Sus siguientes trabajos, “An abundance of Katherines” (2006) y “Paper towns” (2008), le han convertido en uno de los autores más reconocidos del género novela juvenil y crossover. Ha sido galardonado con el premio de honor Printz, el Premio Edgar, y dos veces finalista del Premio Libro del LA Times.

 

Conclusión: Un texto emotivo de carácter realista dirigido, sobre todo, a un público más juvenil