1. Lectura actual: Durante un corto vuelo que salió de Madrid rumbo a Lisboa he empezado la lectura de El alcohol y la nostalgía (2012), del francés Mathias Énard. La novela es una adaptación de una ficción radiofónica de cien minutos, que fue escrita en el mítico tren Transiberiano, durante el trayecto entre Moscú y Novosibirsk, y emitida en 2010 por France Culture. Por el momento, puedo decir que la prosa del autor me ha fascinado desde las primeras páginas, quizá por las similitudes que he encontrado con la pluma apasionada e intimista de Félix Romeo en Amarillo (2008), o quizá simplemente porque he permitido que la dulce droga de su memoria contaminara la atmosfera  de mi sala de lectura.


2. Últimas lecturas: Muchos han sido los libros que han calentado mis manos a lo largo del año, sin embargo pocos han sido realmente los que consiguieron evitar que me cayera dormida en estas frías y descoloridas noches de invierno. Entre las escasas excepciones se encuentran Cuento de Navidad (1843), de Charles Dickens, El Sunset Limited (2006), de Cormac McCarthy y Glaciares (2012), de Alexis M. Smith.

Estantería diciembre 2012


3. Adquisiciones y próximas lecturas: Aunque en estas fechas decembrinas lo habitual es sentarse a escribir una humilde carta al señor de barba blanca, me temo que sus incansables ayudantes se verían perdidos en los extensos pasillos repletos de palabras, páginas y libros de cualquier librería, sin conseguir establecer la adecuada correspondencia entre los idiomas que figuran bajo el árbol familiar y los títulos que he redactado con esmero y delicadeza. Asimismo, he pensado que lo mejor sería no complicarles demasiado la vida en uno de los días más laboriosos del año.


Por ello, yo misma he preparado y cargado con mi bolsa de tela roja en la que escondía, como si de tesoros se trataran, las siguientes piezas: Glaciares (2012), de Alexis M. Smith, cuya protagonista es comparada a las heroínas de Virginia Woolf; El alcohol y la nostalgia (2012), de Mathias Énard, que se presenta como una nouvelle hipnótica de cien páginas que llevará el lector a París, Moscú, Lisboa y Siberia; El trapecio del destino y otros cuentos (2004), de mi querida Única Zürn, que alberga en sus páginas algunos de los relatos publicados en la prensa; y, por fin, Conversaciones con David Foster Wallace (2012), de la nueva editorial Pálido de Fuego, que permite a sus lectores acercarse a la figura de uno de los grandes creadores literarios de la segunda mitad del siglo XX e inicios del XXI.


Por lo demás, me queda agradecer la amable propuesta de José Antonio Fortuny, quien me ofreció un ejemplar de su novela Alehop (2012). Publicada por la editorial Funambulista, Alehop es una sátira sobre la sociedad actual, una denuncia sobre la manipulación de las masas, sobre la indefensión del más débil. Y, claro está, como más vale tarde que nunca, a PriceMinister que me envió el ejemplar solicitado de Algún día este dolor te será inútil (2012), de Peter Cameron.


4. Hallazgos y novedades: La editorial portuguesa Relógio D’Água ha cerrado el año con llave de oro, gracias al lanzamiento de Breves Notas (2012), de Gonçalo M. Tavares, una recopilación de los tres libros de la serie Enciclopedia con reflexiones y fragmentos sobre la ciencia, el miedo y las relaciones.


5. Propósitos literarios para el año entrante: Para el próximo año, he decidido adoptar una posición más prudente respecto a los retos que pululan por la blogosfera. Asimismo, por el momento, me comprometo únicamente a participar en el club de lectura de Paul Auster, organizado por el blog “Cazando Estrellas“, y a incrementar en cuatro libros el reto genérico de Goodreads (70 obras).


Y, ahora, como escribió Charles Dickens, “a jugar con las prendas, porque es sano sentirse niño y nunca mejor que durante la Navidad“.

¡Feliz 2013 a todos los amigos y lectores del blog!