2013 | 156 pp. | Tropo Editores | Peaje | 9788496911635

 

– Seis cuarenta, por favor. Gracias.”


Impresiones: Si a Joan S. Luna, autor del prólogo de “Peaje”, le costó encontrar las palabras exactas para despertar el interés del lector no solamente en el par de páginas que le ocupaban, sino en el libro que éste tendría entre manos, Mike & Libros se dejó de rodeos y escribió en su blog que “esta novela es la mejor en lo que llevamos de 2013”. Una sentencia directa que me motivó a acercarme a la librería esa misma semana. De todos modos, una vez leído el libro, carece de relevancia entrar a debatir si esa frase lapidaria es o no exagerada, porque, como dijo una vez Ortega y Gasset, “al hablar, al pensar, nos proponemos aclarar las cosas y esto obliga a exacerbarlas, dislocarlas, esquematizarlas.”


De lo que no queda ninguna duda es que “Peaje”, la primera novela de Julio de la Rosa, es una emotiva tragicomedia, una especie de parodia con acento andaluz, capaz de arrancar limpias carcajadas y algunas sonrisas a sus lectores. En ella se cuenta la historia de José Tudela, quien vive encerrado, ocho horas al día, en una garita de un metro cuadrado en una autopista del sur, y se dedica esencialmente a abrir una barrera y a leer y recortar los obituarios de los periódicos locales para matar el tiempo. Pero no sólo eso. José Tudela es también un perspicaz  espectador que, en lugar de hacer algo con su vida, se entretiene buceando en la vida de los demás. “Todos con sus traumas escondidos en los maleteros. Las frustraciones bajo las alfombrillas de los pies. Los recuerdos borrados a golpe de parabrisas para poder ver lo que tienen delante”.


Dicho todo esto, resulta poco necesario resaltar que el autor ha conseguido crear un personaje emocionante, que se come el “escenario” con sus divertidos, ingeniosos e inteligentes monólogos que caricaturizan la cotidianidad y la sociedad en la que vivimos. Desde el sexo hasta la religión, pasando por los conflictos familiares y las actuales políticas gubernamentales, casi todo tiene cabida en estas páginas.


En suma, “Peaje” es una novela fresca, bien humorada y de fácil lectura, más que aconsejable, para atenuar, por lo menos momentáneamente, cualquier tipo de tormento, decepción o depresión transitoria.

 

Julio de la Rosa (Jerez de la Frontera, 1972) es un músico, cantante y compositor español de pop-rock . Estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla. Como escritor, ha publicados dos libros de textos breves (“Diez años foca en un circo” y “Tanto rojo bajo los párpados“) y un poemario (“Vacaciones“), en conjunto con la poeta Adriana Schlittler Kausch.

 

Conclusión: A veces reír es el mejor remedio para enfrentarse a un nuevo día o, sencillamente, para colmatar el vacío y atenuar la frustración que producen las “grandes novedades editoriales del año”