No hay una vida completa; hay sólo fragmentos.”  Y, en lo que a literatura se refiere, estos han sido los mejores de 2013:


Memoria de Elefante, de António Lobo Antunes
Años luz, de James Salter
El ruletista, de Mircea Cărtărescu
El marino que perdió la gracia del mar, Yukio Mishima
Indignación, de Philip Roth
Kafka, de David Zane Mairowitz y Roberto Crumb


[El balance del año 2012]